El peligroso “milagro” de la dieta del hígado

Por regla general, las dietas “milagro” no funcionan. Pueden lograr lo que se proponen pero a un coste grave para el organismo. Algo similar ocurre con la dieta del hígado, un método creado por Andreas Mortiz.

Limpiar el organismo

La promesa de esta dieta consiste en eliminar las toxinas del hígado. Según su teoría, las toxinas se desechan en forma de piedras de color verdoso, que representan los cálculos biliares de este órgano.

Aunque la existencia de estos cálculos biliares es cierta, no es posible “extraerlos” mediante dieta alguna. La única forma es mediante una operación quirúrgica.

De acuerdo con expertos, es imposible que los cálculos biliares sean expulsados del cuerpo, sin importar qué alimentos se consuman.

Éstos son resultado del colesterol acumulado – en su mayoría – o de exceso de bilirrubina. Ocasionan daños al hígado y, con frecuencia, afectan a mujeres mayores de 40 años, con especial énfasis en aquellas que sufren de sobrepeso.

La dieta

El método de Andreas Mortiz para depurar el organismo consiste en una dieta estricta de 6 días de duración. Tiene como premisa el ayuno y el consumo de sales disueltas en agua.

Durante los primeros días se debe eliminar todas las grasas, excepto el aceite de oliva. Se sustituyen por cereales, frutas, verduras cocidas o arroz.

Hasta aquí no suena tan grave, pero al final del sexto día se debe dejar de comer y consumir solo agua. Esto, en teoría, provocaría que a la mañana siguiente el organismo expulsase los cálculos biliares presentes en el hígado.

La revista especializada The Lancet desmintió totalmente este método demostrando que las piedras solo eran resultado de los alimentos que se habían ingerido durante los seis días anteriores.

Investigación previa

Por ejemplos como este es necesario informarse por un especialista antes de seguir una dieta, en especial una que invita a dejar de comer.

Esta dieta del hígado no tiene ningún fundamento científico. Es comparada por expertos con las purgas recomendadas por generaciones anteriores y puede resultar muy perjudicial para el cuerpo humano.

La forma natural de mantener el hígado “limpio”,  en buen estado y lograr evitar enfermedades como la hepatitis A, es seguir una dieta balanceada, realizar ejercicios y no abusar del consumo de alcohol.

En efecto, sí que existen algunas llamadas dietas “détox” que son recomendadas por expertos. Muchas de ellas recomiendan ayuno o la ingesta de alimentos particulares, pero solo funcionan cuando se combinan con una dieta equilibrada y con un estilo de vida saludable.

Deja un comentario